sábado, 20 de octubre de 2012

WELCOME TO WORLD WIDE WERT

El ministro Wert (antes tertuliano) tacha de radicales izquierdistas y antisistema a los padres que se oponen a sus recortes (MADRID, 15 Oct. 2012. EFE). Una persona cabal, piensa Wert, debería bendecir que le quiten la beca de libros a su hijo, le supriman los profesores sustitutos y de apoyo, le encarezcan el material de trabajo con el máximo tipo de IVA, le masifiquen su aula, enmagrezcan los recursos de su colegio y hasta se le cobre por llevar una fiambrera para comer.
-Hay que ser un malnacido para no agradecer este sistema para su hijo -piensa Wert. Peor aún, hay que ser un antisistema.
Wert pertenece a una peña de “patriotas” defraudadores de hasta 44.000 millones -según la propia Agencia Tributaria española-, que cuenta con José María Aznar; Dolores Cospedal; Rodrigo Rato; Eduardo Zaplana; José Folgado; Josep Piqué; Rafael Arias Salgado; Pío Cabanillas; Isabel Tocino; José María Michavila; Anna Birulés; Abel Matutes; Ángel Acebes; Eduardo Serra; Marcelino Oreja y un interminable etc. de ilustres correlegionarios que aparecen en la lista del banco suizo HSBC, desvelada por el operario Hervé Falciani. Eso, en un sólo banco de un paraíso fiscal concreto. Que no creo yo que todos los políticos del PP evadan su dinero al mismo sitio. Esos políticos suyos, Sr. Wert, (y otros del PSOE) han expoliado al sistema. Usted y los suyos son antisistema; no se confunda Sr. Wert. Los que se oponen al desmantelamiento de la enseñanza pública son honrados padres de clase media que, con sus impuestos esforzados, han costeado vuestro latrocinio, además los medios del estado que ahora le hurtáis.
                         __________________________________________________

Me estoy convenciendo, entrega tras entrega, de que Wert no hace declaraciones, las profiere. Vierte las palabras, como se vierte el engrudo. Cualquier campo dialéctico en el que se meta, termina siendo un “wertedero”. Ya sé, es facilón jugar con las palabras pero es que se me “precipitan” en la imaginación cuando un tipo como éste (alguien lo ha calificado acertadamente como pedante de extrema derecha) se erige en paladín de la españolización de Cataluña. Franco, que materializó esa misma iniciativa, tuvo serios problemas para “españolear” apellidos como Queralt, Rabassa, Requassens, Gonyalons, Pladevall, etc. Los desnaturalizó, mutilándolos o trasfigurándolos. La cosa iba de que adquiriesen apariencia castellana. Porque, esa es la idea que tienen estos agentes de la españolización: castellanizar la pluralidad española. En su magín, Castilla es arrendadora de la Península y parte del Magreb, desde siempre y para siempre.
La más devota de Wert, Esperanza Aguirre, afirma sin empacho que: “Cataluña lleva unida a España más de 2.000 años” (VIGO, 17 Oct. 2.012, EUROPA PRESS)Tiene sentido, porque, según ella, "España es una gran nación, con 3.000 años de historia. Eso lo tienen que saber los niños” (sic), (VIGO, 17 Oct. 2.012, EUROPA PRESS).
¡Antes de Judea e Israel, ya existía España! Seguramente los Reyes Católicos fueron personajes bíblicos borrados de los textos sagrados por la insidia izquierdista.
No ha cambiado mucho el bagaje cultural de Esperanza Aguirre desde los tiempos en los que apoderaba la misma cartera que Wert. Por entonces aseguraba que Sara Mago era una gran escritora; fue su opinión sobre una pregunta sobre J. Saramago, premio nobel de literatura.
Parece que esta cartera ministerial se la reserva el PP a los más zafios de los reinos de Castilla y Aragón. El titular actual porfía en españolizar “urbi et orbe” blandiendo la solvencia de su apellido como divisa de raigambre. Y es que, de toda la vida, es más vernáculo un apellido alemán que uno catalán, ¡dónde va a parar!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada