domingo, 10 de junio de 2012

RECORTES EN LA EDUCACIÓN / DERROCHE EN LA ADMINISTRACIÓN


Si hay que hacer recortes, que empiecen por lo que es superfluo o lo, elocuentemente, dispendioso. Aquí propongo algunas sugerencias razonadas:

1.-Programa de Calidad y Mejora de los Rendimientos Escolares. No es otra cosa que sobresueldo en la nómina de los maestros más cínicos y, casi seguro, los menos implicados y vagos del cuerpo docente, que bajo promesa de enmienda, la Consejería de Educación con el mamporreo entusiasta de los sindicatos, les gratifica por su pública constricción. No he sentido más vergüenza ajena de todo lo que he visto -y es bastante- en política educativa.
2.-Becas de idiomas, inmersión lingüística, actualización, licencias de formación y demás migraciones para el profesorado del MEC y de la Junta de Andalucía. De estas becas hay un surtido de hasta 30 modalidades distintas. Tuve una compañera que programó su casamiento para las vísperas de su desplazamiento a Irlanda. Su marido y ella se lo tomaron como viaje de bodas, media pensión.
El inglés está en todas partes. Es el idioma virtual de todos los medios culturales. Francamente, no creo que haya que ir a él, porque él viene indefectiblemente a ti. Y si quieren extranjero, ahí está Gibraltar, sin abandonar la demarcación andaluza. Sólo hay que programar bien los turnos por si toda esa legión de docentes prófugos no cabe en el Peñón.
Personalmente pienso que es difícil sustraerse a la angloesfera que nos invade. Sin salir de casa y con sólo usar el ordenador ya estás lidiando con el inglés. Esa inmersión doméstica es más que suficiente para los niveles de docencia que se imparten en Primaria. Yo mismo, que no he recibido lección de inglés en mi vida, lo he hecho y no soy muy listo.
En definitiva, esas becas, en puridad, son vacaciones o estancias subvencionadas. Además, en sus modalidades de licencia o desplazamientos temporales, provocan rupturas en la continuidad funcional de los alumnos que cursan con esos docentes.
No debo olvidar, aunque ya no son becas al profesorado, las becas Erasmus, por su escandaloso dispendio y porque, tanto el MEC como las Comunidades Autónomas, contribuyen con una cantidad equiparable a la concedida por la Comisión Europea. “Hacerse un Erasmus” ha pasado al argot como sinónimo darse un homenaje dentro en periodo académico. En prácticamente ninguna facultad de Europa se dan las clases en otro idioma que el vernáculo. Es lógico. Así que los estudiantes poco tienen que hacer en las aulas extranjeras y en algo tienen que invertir su tiempo. La beca Erasmus es una inversión de dinero púlico destinada a prolongar la carrera de los estudiantes, por dos razones: pierden un año académico y de vuelta a su país, tienen que redoblar sus esfuerzos para restablecer los hábitos de estudio perdidos.
3.-AGAEVE (Agencia Andaluza para la Evaluación Educativa). Esta agencia es un comité, alta y doblemente remunerado (no tienen exclusividad), de 15 académicos especuladores que pontifican sobre la competencia de algo que ellos sólo conocen por noticias diferidas: un aula de niños. Por tanto, la AGAEVE tiene el mismo fondo fraudulento de una monja de clausura aconsejando sobre posturas del kamasutra.
Encima subcontratan (no a costa de sus nóminas, claro) a maestros para que elaboren materialmente su encargo. ¡Desfachatez y cadena de emolumentos! En una entrada anterior de este blog se analiza más detenidamente.
4.-Becas 6.000 de la Junta de Andalucía. Es incomprensible que alumnos que están cursando una enseñanza media, en la misma ciudad o pueblo donde residen sus familias, sin necesidades de desplazamiento ni manutención, perciban 6.000 € por la patilla. No encuentro otra justificación que el soborno político. Otro tanto pasa con las Becas antiabandono de la Junta de Andalucía con una cuantía de 4.000 €.
5.-Plan de Igualdad en Educación. La repercusión de este plan en la realidad del Centro es insignificante, cuando no, inexistente. A menudo el claustro desconoce quién es la coordinadora de ese plan ni qué se ha hecho o está haciendo, porque, salvo que en la plantilla haya una feminista interesada, las actividades se circunscriben a una efeméride (8 de marzo) o a un programa muy sectario que concierne a un grupito de compañeras, con eventos compartidos entre ellas; no impregnan ni de lejos la dinámica del colegio. Generalmente, los equipos directivos lo amortizan en calidad de financiación extra del Centro y eso no es plan (de igualdad).
6.-Ecoescuelas. En nuestro Centro tenemos instituido, para el 6º curso, una salida al entorno natural próximo, antecedida de un trabajo didáctico sobre el valor biológico y ambiental del paraje que se trata. Con este proyecto hacemos infinitamente más por la sensibilidad ecológica que las ecoescuelas, porque vinculamos la experiencia ambiental con el contexto geográfico donde viven los niños. A futuro, nuestros alumnos serán defensores de sus espacios naturales, porque siendo su medio inmediato, canalizan su adopción identitaria. Además, se lo pagan los alumnos que es semilla de implicación. Llevar a los niños a Doñana -que es lo que hacen las ecoescuelas- tiene la misma trascendencia que llevarlos a un parque botánico, a un acuario o a un zoológico. Para visitas exóticas que lo lleven sus padres.
7.-Programa de Gratuidad de Libros de Texto. La gratuidad absoluta conduce a la desvalorización del servicio. Hay que exigir compromiso de las familias con la educación. Desgraciadamente el mayor compromiso que entienden los ciudadanos es el dinero. Cuando una familia invierte dinero en algo, quiere que no sea en balde. Por eso, hay que obligarles a que inviertan en educación para que se interesen por la enseñanza de sus hijos.
El suministro de libros a las familias con economías límite debería canalizarse a través de los servicios de beneficiencia, visto que la certiifcación fiscal de ingresos no garantiza su justa distribución, por fraudulenta. Parece una idea un tanto extrema, pero la manutención y abrigo de familias pobres está en manos de redes como Cruz Roja o Cáritas, con sobrada experiencia en identificar las carencias reales. ¿Por qué no otra necesidad básica como la obtención de libros para estudiar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada