miércoles, 7 de noviembre de 2012

¿ESTO ES SERIO?

La ley hipotecaria española instruye hasta 526 lanzamientos al día.
Muchos de esos desahucios están ordenados por bancos que se sustentan (después de haber sido expoliados por sus propios ejecutivos y adláteres empresariales) con fondos públicos tributados por los mismos desahuciados, a través de sus impuestos.
Esto se parece cada vez más a un régimen de vasallaje.
Conocemos dos casos que se han tirado por el balcón y otro que se ha ahorcado, pero habrá muchos que han recurrido al discreto método de las pastillas, a los que nunca relacionaremos con este drama. Y, sobre todo, ninguno quedará inmune en su estima personal para los restos, que es, también, una forma de inmolación.
Desposeer a alguien de su vivienda es desgarrarla; arrancarle un sitio suyo, parte de su identidad. Tengo la experiencia.
La gente domada son legión, pero entre las decenas de miles de damnificados, siempre habrá un rebelde que decida no caer solo. Yo, si fuera agente judicial, operario de sucursal, juez o policía -los medianamente accesibles- que actúan con la despiadada saña del recaudador medieval contra conciudadanos suyos desgraciados, me tentaría la ropa. Por lo menos que los perros se atormenten con sus pulgas. Sí ya sé lo que se dice, que la responsabilidad no es del perro sino de su dueño. Algunos perros, aunque los azuce el dueño se resisten a morder, aunque la mayoría están esperando la señal para lanzarse a despedazar al acosado. Por eso son perros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada