sábado, 29 de octubre de 2011

ARTEFACTOS VERBALES

Enseñar es sencillo. Las madres lo hacen intuitivamente desde que nacen sus hijos. Sólo se necesita creatividad y vocación. Sin embargo, decenas de pedagogos a sueldo perpetran sin descanso el gran desconcierto educativo, que trasplantan a la escuela. Sus artificios continuos sólo se justifican por necesidad de dar contenido a su libre designación (otros lo llaman enchufe) en la Consejería. Pero en el proceso están consiguiendo colapsar la labor del profesorado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada